Ya no basta repetir: por eso cayeron los puntajes PSU


En este preuniversitario desentrañan la prueba mientras comen pizza o hacen yoga.

Para motivar a sus alumnos, en el preuniversitario Gauss hacen jornadas de yoga, torneos de taca taca y tardes de pizza o donas. Este formato con sólo 10 alumnos por sala, clases particulares y maratones de estudio tuvo un exitazo en la PSU pasada. Mauricio Chiong, su creador, destaca que de 162 alumnos, tuvieron sólo 6% bajo 500 puntos. “69 sacaron puntajes sobre 700 y cinco sobre 800. La gracia es que no recibimos alumnos especialmente destacados ni de colegios top. Estamos ubicados en Peñalolén y muchos vienen de establecimientos subvencionados”.

¿Cuál es su receta? Chiong lo atribuye al desarrollo de nuevas habilidades en los estudiantes, donde no basta con aprender de memoria lo que se les enseña en el colegio. “Tenemos que enseñarles ahora a tomar un problema cualquiera, lograr que lo entiendan, definir qué teoremas o propiedades matemáticas se pueden aplicar como herramientas de resolución y luego finalmente resolver. Es un proceso mucho más largo y tedioso en comparación al clásico problema de encuentra el valor de X en la siguiente ecuación . El foco ahora es entender lo que estás haciendo, más que mecanizar la resolución”, explica.

Este factor, dice, fue clave en los resultados generales de la PSU pasada. La prueba de matemáticas incorporó nuevos contenidos, lo que repercutió en una drástica disminución en los puntajes nacionales: sólo 65 estudiantes alcanzaron el máximo, a diferencia de los 253 del 2014.

“En el colegio normalmente los problemas son de repetición: las típicas guías de mil problemas prácticamente iguales, donde les vas cambiando los nombres a las variables. Ahora los problemas requieren más imaginación y se salen un poco de la caja de las preguntas convencionales”, explica el creador del preuniversitario.

-¿Cómo son las preguntas ahora?

-Incorporan el análisis e interpretación, más que sólo la repetición mecánica de algunos problemas como era antes. Hoy el alumno debe entender a cabalidad el contexto del problema, que se presenta con enunciados más largos y muchas veces con variables alfanuméricas. Además, se incorporan conocimientos más transversales. Por ejemplo, la comprensión de lectura en la prueba de matemáticas es una debilidad para muchos: por un lado, toma más tiempo entender un problema; por otro, puede que se interprete erróneamente. En ciencias hay preguntas del tipo de análisis de gráficos: además de tener conocimientos específicos de la materia, deben poder relacionar un gráfico -generalmente para uso matemático- en un contexto de biología o química, que históricamente eran áreas separadas en la PSU.

Más detalles de este preuniversitario personalizado en http://www.preugauss.com/

#PSU #Preuniversitario #Estudio

119 vistas
LOGO-01.png

Estudia en el mejor y más grande Preuniversitario Personalizado de Chile

  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • YouTube